top of page

Asamblea EclesialCatemaco, Ver., 10-12 de Octubre del 2023

Asamblea Eclesial

Catemaco, Ver., 10-12 de Octubre del 2023


Por: Pbro. Roberto Avalos Alonso.

Enlace



Con la intervención del Señor Obispo en torno a la conversión pastoral y un encuentro con Jesús Eucaristía, dimos inicio a la Asamblea Eclesial de Pastoral. Por la tarde, en una primera ponencia con el P. Vicente Zamarripa, nos ubicamos en el contexto del Plan de Pastoral: Memoria y ubicación de nuestros Planes de Pastoral, y así caminar hacia un diagnostico pastoral.


Una mirada a la Planeación Diocesana: Nuestra Diócesis nació el 23 de mayo de 1959 con una extensión de 24,974 km2, al separarse Coatzacoalcos queda con 13,495 km2. A lo largo de estos 64 años se han realizado 15 documentos de planeación en pastoral, de los cuales, 5 han sido Planes Diocesanos de Pastoral, en este momento, caminando hacia el VI Plan.


Iniciamos con una pregunta, ¿qué es planear? Es pensar antes de actuar, dejar de improvisar, anticipar al futuro, pasar del “ahí se va” al “cómo deseamos que sea”, el Documento de Puebla 1307 afirma: Es la respuesta específica, consiente, intencional a las necesidades de la evangelización. Se hace a través de un proceso de participación.


Veamos algunos antecedentes del Plan de Pastoral: Lo primero es mirar la Palabra de Dios como historia de salvación, otro es una Estudio sociográfico de la realidad de 4 aspectos pastorales de 1966; unos 10 años después, a la llegada de Don Ranzahuer, elabora su Primera Carta Pastoral, fruto de su visita pastoral, entre los temas sobresalientes están: vocaciones y seminario, promoción humana, testimonio de los consagrados, administración de los sacramentos, entre otras. También la Instrucción y ordenamiento de la pastoral de los sacramentos de iniciación cristiana de 1977, luego uno más en 1979, el tercer Ordenamiento para la pastoral de los sacramentos de 1994 y un cuarto Ordenamiento en el 2006. Otro antecedente son los Planes de Pastoral: El primer Plan de PV de 1979, el Plan Diocesano sobre la vocación y misión de los laicos de 1986, el Plan Diocesano de la defensa de la fe de1995 y un segundo Plan de PV en el 2002.



Y los antecedentes más directos son los mismos Planes Diocesanos de Pastoral: El Primer Plan de 1983-1990, que era solo una hoja con su Objetivo General, sus específicos y las prioridades, el II Plan Diocesano de 1990-1996, el III Plan Diocesano de 1997-2002, el IV Plan Diocesano de 2003-2010 y el V Plan Diocesano del 2011-2020. “Hay otros trabajos de planeación pastoral que ya no citaré”, afirmó el P. Zamarripa.


El método que se ha utilizado en los Planes Diocesanos es el de: Ver, Juzgar y Actuar, solo en el tercero no se utilizó. En ellos, algunas de las prioridades han reincidido, y haciendo un análisis de los objetivos, la evangelización ha sido el punto de partida, de forma integral, nueva, misionera, en salida y sinodalidad, para la transformación del mundo.


En una segunda ponencia: Hacia un diagnostico pastoral, inspirados en el pasaje de José el soñador, que hace un diagnostico al Faraón, inicia con la pregunta ¿Qué es un diagnóstico y cómo se elabora? Para lograrlo, se parte del Marco de la Realidad que es la visión objetiva, analítica, sintética y pastoral, es ubicarnos en dónde estamos y porqué estamos así; el Marco Doctrinal es hacia dónde queremos ir.


El diagnóstico es un discernimiento que parte de diversas necesidades, de las cuales se eligen las más urgentes, éstas son las prioridades con las cuales se hace el Objetivo a lograr a través de las Líneas de acción y aterrizarlas en la Programación Parroquial. En palabras más concretas de la GS 4: es el conocimiento de la realidad a la luz de la fe, es escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del evangelio. El Documento de Pueblo 14 afirma: La iglesia discierne una situación de pecado.


En sí, el Diagnóstico es el análisis que se realiza para determinar cualquier situación y cuáles son las tendencias. El Plan Diocesano de Orizaba lo describe de esta forma: El diagnóstico pastoral es el punto más crítico de todas las decisiones del Plan, ya que conlleva la posibilidad de acertar o equivocarse en el señalamiento de las necesidades de evangelización que atenderá el Plan.



Finalmente, ¿cómo se elabora el diagnóstico?, comparando el Marco de la Realidad y el Marco Doctrinal, confrontando la realidad socio-eclesial con la Palabra de Dios y la palabra de la Iglesia. Preparémonos hoy para escuchar, asimilar y analizar en Marco de la Realidad, a través de una Síntesis de la misma y descubrir las urgencias, elegir las prioridades y elaborar el Objetivo hacia donde queremos caminar con el VI Plan Diocesano de Pastoral.



125 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page