top of page

HOMILÍA

DIÓCESIS DE SAN ANDRÉS APÓSTOL

S.I. CATEDRAL DE SAN JOSÉ Y SAN ANDRÉS APÓSTOL

SAN ANDRÉS TUXTLA, VERACRUZ

 

DOMINGO III DE CUARESMA CICLO B

3 DE MARZO DE 2024

 

HOMILÍA

+ MONS. JOSÉ LUIS CANTO SOSA

 

Primera Lectura. Del Libro del Éxodo 20, 1-17: La ley fue dada por Dios a Moisés.

Salmo responsorial. Del Salmo 18, 8. 9. 10. 11: R. Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.

Segunda Lectura. De la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 1, 22-25: Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero sabiduría de Dios para los llamados.

Aclamación antes del Evangelio. Jn 3, 16: R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús. Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga vida eterna. R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Evangelio. Del Santo Evangelio según San Juan 2, 13-25: Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré.

 

Queridos hermanos y queridas hermanas:

 

En este Domingo III de Cuaresma, en la Primera Lectura el Libro del Éxodo (Ex 20, 1-17) recuerda que Dios eligió a su pueblo y le pidió una respuesta, concretizada en la obediencia a sus Mandamientos, en el Decálogo. En la Segunda Lectura (1Cor 1, 22-25) San Pablo nos hace mirar a Cristo crucificado, fuerza y sabiduría de Dios, mientras que San Juan en el Evangelio (Jn 2, 13-25) presenta a Jesús efectuando un gesto profético en el templo, el cual anuncia al Nuevo Templo santo de Dios, que se tendrá cumplimiento en su Misterio pascual.

 

Después de recordar lo que ha hecho por Israel, al sacarlo de Egipto y otorgarle beneficios, Dios pacta una Alianza con él en el Monte Sinaí y le entrega el Decálogo. Éste se funda en la generosidad divina, por la cual eligió y liberó de la esclavitud a su pueblo. Por eso lo primero es respetar y reconocer a Dios como único Señor, adorarlo y rechazar todo falso culto a los ídolos, no sólo los fabricados con materiales, sino todos aquellos ante los que la gente se inclina y les rinde honores.

 

San Juan, por su parte, narra en el Evangelio cómo Jesús lleva a cabo una acción inesperada en el templo, una institución judía tan importante, en torno a la cual giraba su vida religiosa, social y política. Desde sus inicios, Israel sintió la presencia de Dios de diferentes maneras: en la nube, en la tienda de la reunión, en el arca de la alianza y en los pequeños santuarios. Con el tiempo, Salomón construyó el templo de Jerusalén, para hacer visible la comunión del pueblo con su Dios y ofrecerle culto. Se esperaba que al final de los tiempos, en el templo se manifestara la victoria definitiva del Señor.

 

Sin embargo, el templo poco a poco se fue alejando de su sentido original, de lugar de encuentro con Dios y espacio sagrado para orar, hasta convertirlo en sitio de culto vacío y mercantilista. Herodes hizo del templo un lugar de belleza y grandiosidad extraordinaria, pero lejos de buscar dar gloria a Dios, quería engrandecer su imagen, atraer beneficios económicos con los peregrinos y aumentar el tributo al ImperioRomano. Las ofrendas y sacrificios estaban contaminados de intereses mundanos.

 

El templo de Jerusalén había dejado de ser un signo religioso, para convertirse en símbolo de un sistema económico, social y político desagradable a Dios. Jesús, por tanto, no quiso solamente purificar un culto en cuanto tal, sino dar un vuelco a las desviaciones que habían propiciado que el pueblo se olvidara del espíritu de los Mandamientos, en el que Dios es el centro y cada persona es un signo de su presencia. Era necesario un “Nuevo Templo”, porque el viejo no estaba ya al servicio de Dios y de la Alianza, ni se preocupaba de los humildes y marginados.

 

El Evangelio de San Juan no teme mostrar a Jesús airado, tomando un látigo de cordeles y echando del templo a los mercaderes. La razón es que habíanconvertido en un mercado la casa de su Padre(cfr. Jn 2, 16). Este gesto profético es radical no es sólo contra la institución cultual. Es una acusación contra todo sistema que intente manipular el nombre de Dios con fines extraños. Jesús, en su cuerpo, se manifiesta como el Nuevo Templo que genera nuevas relaciones con Dios y con los demás, con nuevos signos y un nuevo culto.

 

A partir de una “pequeña” acción de Jesús, San Juan nos lleva a percibir el mensaje profundo: Jesús es el verdadero “Templo”, donde acontece el genuino encuentro con Dios. La escena está iluminada por la experiencia pascual, que hace descubrir cómo ese Nuevo Templo y nuevo culto no son un lugar, sino la persona de Cristo muerto y resucitado.

 

Ese pasaje, por tanto, no se reduce a una simple “purificación” del templo de Jerusalén. Jesús no sólo limpia. Él renueva. Genera una religión libre de atavismos y ritualismos muertos y suscita un culto nuevo y vivo, nacido de la fe y del corazón sincero. Al mismo tiempo que el Señor se manifiesta como el nuevo Templo de Dios, declara que la gloria del Padre habita en él y en quienes renueva por el bautismo. Por Jesús y en Jesús el creyente se convierte en templo santo de Dios, como afirma San Pablo en 1 Co 3,16-17: “¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. Porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo” y también afirma San Pedro 1 Pe 2,5:“también ustedes, a manera de piedras vivas, son edificados como una casa espiritual, para ejercer un sacerdocio santo y ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo”. Por eso, no es extraño que durante los primeros tiempos las comunidades cristianas no tuvieron templos, porque Jesucristo es el Templo, en el que nos encontramos con el Padre, y la comunidad con cada bautizado es morada del Espíritu Santo.

 

Queridos hermanos y queridas hermanas: Necesitamos afianzar nuestra en fe en Cristo, verdadero Templo de Dios, y la convicción de que nosotros mismos somos espacio donde Él habita, pero también debemos preguntarnos si nuestros templos materiales son realmente lugares propicios para el encuentro con el Señor y con los hermanos, si no habremos intentado a veces manipular a Dios para ponerlo a nuestro servicio, en lugar de que nosotros lo sirvamos. Necesitamos recuperar el sentido genuino de nuestros recintos sagrados, para que sean realmente casas de oración, en las cuales celebremos nuestra fe, la fraternidad y la vida. No caigamos en el mismo error de los judíos del tiempo de Jesús, convertir nuestros templos en mercados. Pidamos a Dios, por intercesión de Nuestra Señora del Carmen, de San José y de San Andrés Apóstol reconocer a Jesús como “Nuevo Templo”, en el que nos encontrarnos con el Padre, para que los bautizados vivamos unidos a Él, mediante la oración, la escucha de su Palabra y la celebración de los Sacramentos, especialmente por medio de la Eucaristía, pero también estar unidos a Jesús, por medio de la caridad, y que sepamos valorarnos y valorar a nuestros hermanos en Cristo, para aprender a reconocernos como templos vivos y santos de Dios. Así sea.

 

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page