"SI ERES MADRE SOLTERA…"REFLEXION DOMINICAL.CICLO B. Domingo IV de Adviento 20 de diciembre de 2020

DOMINGO 20

Domingo IV de Adviento

"SI ERES MADRE SOLTERA…"

REFLEXION DOMINICAL.

CICLO B.

PBRO. TEODULO MORALES MEZO

I. MIRAMOS.

- ¡Conmigo no cuentes! ¡Te lo advertí! ¡Tú verás que haces! - ¡Dios mío ahora qué voy a hacer! ¡Siento que el mundo se me derrumba! ¿Por qué me haces esto? ¿Por qué me dejas sola?

Estaba desecha, no podía creer que aquel hombre al que se había entregado a él por amor, y que le había jurado amor eterno, ahora la dejara sola. Tenía un mes de embarazo, estudiando, con muchos proyectos por delante, lo peor es que estaba dispuesta a tener un hijo, pero no sola. No lo podía creer, sentía rabia, tristeza, decepción, miedo, etc. Pasaron los días, intentó llamarlo, el orgullo no la dejaba.

Finalmente, orillada por la desesperación, tomó el teléfono. Nunca entró la llamada. Sintió morirse, por fin llegó a su mente la posibilidad de abortar. Lo pensó mucho, le carcomía en la mente esa posibilidad. Fueron noches de insomnio, largas, largas noches. Como si fuera una sola noche. Las lágrimas no dejaban de fluir hasta el cansancio. Finalmente fue a donde hacía mucho no acudía. A la iglesia. Ahí decidió tener a su bebé. Pasaron los meses. Aquellos momentos de amargura se convirtieron en Luz. Nueve meses después, ahí estaba, saludable y con ganas de vivir.




II. ILUMINAMOS.

Este es el drama por el que pasan muchas mujeres, de los errores se aprende. Para mí, estas mujeres tienen toda mi admiración. Lo digo como sacerdote y como amigo de muchas de ellas. Benditas mujeres que se atreven a luchar contra el mundo. Bendita las mujeres tienen el valor de ser madre y padre, que saben luchar por sacar un hijo adelante contra mil batallas.

A ti mujer que has sabido luchar contra el mundo. Te presento a una mujer que libremente luchó igual contra el mundo. Muchos se quedan solo con las palabras muy bonitas de María “Yo soy la esclava del Señor, hágase en mí según tus palabras”, pero nadie advierte la otra cara, no debió ser fácil para María, decir sí. Pues estaba comprometida, ¿Cómo explicar a José que estaba embarazada? Con razón a José le dolió, y sin embargo, pensó dejarla en secreto. Para María no era fácil explicar a José ese embarazo, María era una jovencita, pero era una muchacha inteligente, conocía las costumbres de su pueblo, sabía que se arriesgaba a ser apedreada como lo marcaba la ley. Pero aun así se arriesgó. No, no fue fácil para ella. Este es el evangelio de este domingo


EVANGELIO

Concebirás y darás a luz un hijo.

Del santo Evangelio según san Lucas: 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de la estirpe de David, llamado José. La virgen se llamaba María. Entró el ángel a donde ella estaba y le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo". Al oír estas palabras, ella se preocupó mucho y se preguntaba qué querría decir semejante saludo.

El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y él reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin". María le dijo entonces al ángel: "¿Cómo podrá ser esto, puesto que yo permanezco virgen?". El ángel le contestó

: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, el Santo, que va a nacer de ti, será llamado Hijo de Dios. Ahí tienes a tu parienta Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya va en el sexto mes la que llamaban estéril, porque no hay nada imposible para Dios". María contestó: "Yo soy la esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho". Y el ángel se retiró de su presencia. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


“No temas María…”, o sea, sintió miedo, el mismo miedo de muchas mujeres que han sido abandonadas por el novio o por el marido, y han tenido que salir adelante solas. Pensemos en ellas hoy, felicitémoslas, por su gran amor por la Vida, por su gran valor. Un agradecimiento de corazón.





III. ACTUAMOS.

Recomiendo que, en esta semana, nos dediquemos a darle gracias a nuestras madres, sobre todo si han salido adelante solas, si solas nos sacaron adelante. Dale gracias por favor, y diles que valoras su mérito. Y ora por ella, con esta oración:

Hoy Amado Padre me acerco confiadamente al trono de tu gracia, y te presento a las MADRES SOLTERAS/ a mi madre soltera, para que alcancen tu misericordia y hallen gracia para el oportuno socorro.

Padre Amado, tú mejor que nadie conoces a cada una de ellas, tú conoces su verdadera historia, su vida entera, yo solo puedo decirte que muchas de ellas fueron engañadas, otras lo son porque sus esposos las abandonaron y de esto hace muchísimos años, otras tal vez quedaron viudas y sin buscarse de nuevo alguna pareja sentimental, no lo sé bien mi Dios, pero pongo delante de ti a cada mujer que sea madre soltera.

Padre Eterno, tú deseas lo mejor para cada uno de nosotros, la sociedad juzga severamente a las madres solteras, sé que no es fácil para ellas educar solas a sus hijos, algunas tienen empleos y otras quizá deambulan por las calles tratando de llevar alimentos a sus hijos.

Padre Celestial, muchas se sientan solas, incomprendidas aún por sus hijos y sus familiares, muchas se han sentido sin fuerzas, dales fuerzas, úngelas con aceite fresco (sal 92, 10) mayormente a tus hijas, a tus fieles, a tus guerreras de batallas diarias.

Eterno Dios, que tus hijas sanen los obstáculos pasados, porque tú estás haciendo cosas nuevas para ellas y pronto saldrán a la luz; abrirás camino en el desierto, y ríos en la soledad. Isaías 43,19; gracias Abba Padre, porque tú borras nuestros pecados y rebeliones por amor de ti mismo y nunca más te acuerdas de ello.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo