¡Parece que no sabes guisar otra cosa! DOMINGO 1 AGOSTO 2021 REFLEXIÓN DOMINICAL...

DOMINGO 1 AGOSTO 2021

Verde Domingo XVIII del Tiempo.

MR, p. 432 (428) / Lecc. II, p. 145

Pbro. Teódulo Morales Mezo.

¡Parece que no sabes guisar otra cosa!



A. EN MI PUEBLO DICEN…

-Señor, hoy no tengo ni para las tortillas, es domingo, qué le voy a dar de comer a mis hijos? –Fue la oración desesperada de aquella pobre mujer que tenía 7 años separada de su marido; la abandonó. Se casaron por la iglesia en diciembre del 2003.

El esposo se fue con otra mujer, la dejo con tres hijos, 19 años, 17 y 12 años de edad respectivamente tienen sus hijos. Tuvo que sacar adelante a sus hijos, ella sola. Lavando ropa ajena, haciendo tortillas, planchando, vendiendo etc. La situación económica era muy difícil.

Ese domingo había amanecido sin dinero, ¡Qué pesar! Pero Dios nunca deja sin comer a sus hijos. –Doña Micaela, aquí le manda mi mamá lo de la ropa que le lavó el martes. –Setenta pesos. Alcanzó para tomates, chiles, unos cuantos huevos, y la las tortillas, etc.

Se podría pensar que el problema está resuelto. Llamo a sus hijos a la mesa, esta pobre mujer mientras hacía la salsa en la cocina, escuchó el grito del hijo que tenía 17 años, -¡Mamá, ya sabes que no me gustan los huevos con cebolla! ¡Parece que lo haces a propósito! ¡No quiero tu comida! ¡Siempre es lo mismo! ¡Parece que no sabes guisar otra cosa!

Pobre mujer, no contestó, no dijo nada. Una mamá sabe callar. No era la primera vez que recibía un desprecio en vez de recibir un agradecimiento.



B. EN LA BIBLIA DICE…

EVANGELIO

El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed.

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 24-35

En aquel tiempo, cuando la gente vio que en aquella parte del lago no estaban Jesús ni sus discípulos, se embarcaron y fueron a Cafarnaúm para buscar a Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo llegaste acá?". Jesús les contestó: "Yo les aseguro que ustedes no me andan buscando por haber visto signos, sino por haber comido de aquellos panes hasta saciarse. No trabajen por ese alimento que se acaba, sino por el alimento que dura para la vida eterna y que les dará el Hijo del hombre; porque a éste, el Padre Dios lo ha marcado con su sello".

Ellos le dijeron: "¿Qué necesitamos para llevar a cabo las obras de Dios?". Respondió Jesús: "La obra de Dios consiste en que crean en aquel a quien él ha enviado". Entonces la gente le preguntó a Jesús: "¿Qué signo vas a realizar tú, para que lo veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo". Jesús les respondió: "Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo".

Entonces le dijeron: "Señor, danos siempre de ese pan". Jesús les contestó: "Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús



D. YO NO DIGO, YO HAGO…

-¡Mamá, ya sabes que no me gustan los huevos con cebolla! ¡Parece que lo haces a propósito! ¡No quiero tu comida! ¡Siempre es lo mismo! ¡Parece que no sabes guisar otra cosa!


¿Cómo te parece la conducta de este hijo que despreció la comida de su mamá? ¿Que sientes cuando te desprecian? ¿De quién te compadeces? ¿De este hijo o de la mamá? ¿Te espanta la conducta de este hijo?


No debería espantarnos. ¿Has escuchado la frase, “voy a misa cuando me nace”? o “no es necesario ir a la Iglesia para buscar a Dios? ¿Estas frases no se parecen a la de este hijo?

Jesús también es despreciado dia con día, cuando se desprecia este alimento. Cuando se le da más importancia al trabajo material, al alimento material, que a este alimento. Aquella mamá con cuanto sacrificio dio de comer a sus hijos, aquí también hay un sacrificio. Este pan es fruto de un sacrificio. Y sin embargo, es despreciado también. Cuando renuncias a confesarte, a ordenar tu vida. A entrar en comunión.

Cada vez que le das más importancia al trabajo, si has dejado de venir a misa por irte a trabajar. Has despreciado a Jesús que está siempre dispuesto a alimentar a sus hijos.


E. YO CELEBRO…




Jesús santísimo, dame siempre de tu amor para poder ser perseverante en la fe. Que consiga en el pan espiritual la fuerza para amarte y mostrarle al mundo entero que solo tú eres el camino, la verdad y la vida.

• Gracias, Señor Jesús, por venir a mi corazón bajo las especias de pan y vino. Que yo sepa siempre defender mi fe y llenarme de tu amor para transmitirlo a mis hermanos, siendo testimonio vivo de ti en el mundo.

• Bendito y alabado seas, Señor, por traer alegría a mi corazón, llenándome de tu gracia con el alimento espiritual. Que yo siempre sepa ser fiel a ti para alcanzar un día la vida eterna.

• Señor, solo tú eres la verdad que puede abundar en mi corazón. Permíteme gozar siempre de la gracia del alma para recibirte en el pan y en el vino. Fortaléceme para combatir el pecado con el poder que derramas en mi corazón. Amén.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo