EXCLUSIÓN Y CONSAGRACIÓN.

REFLEXIÓN DOMINICAL del Tiempo Ordinario [Se omite la Memoria de los santos Cosme y Damián, mártires] MR, p. 440 (436) / Lecc. II, p. 169

DESAYUNO DOMINICAL-FAMILIAR.

REFLEXION DOMINICAL

Pbro. Teódulo Morales Mezo.

A. MI FAMILIA DICE…



-No papá, no me entiendes, no piensas como yo. Las cosas han cambiado. Ahora ya no es así. Ya no eres de nuestra generación. Actualízate.

-Aquel sábado me invitaron a comer, pero creo que había llegado en mal momento, la discusión estaba verdaderamente acalorada. No bien llegaba, cuando el papá me vio, le brillaron los ojos, y su expresión de salvación se le dibujó en el rostro, como pensando, -llegó el padre, él me va a dar la razón-, y vino la pregunta: -Haber padre, sáqueme de una duda, ¿Usted cómo ve? ¿Es bueno estar en el celular todo el día con el pretexto de que se gana dinero?

-Inmediatamente saltó su hija, -¡Padre dígale a mi papá que se actualice o hágale entender, hoy se trabaja sin salir de casa pero mi papá no entiende, trabajo haciendo videos en tik tok pero no entiende qué es eso!

Ahí está el problema. Cada quien aboga por su propio interés. Y el padre es el que tiene que sacar de este dilema a la familia.

Hoy hay una guerra de generaciones, no es de los nuestros, es una cosa de locos esta frase.

B). EN LA PALABRA DICE.



EVANGELIO.

El que no está contra nosotros, está a nuestro favor. - Si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela.

Del santo Evangelio según san Marcos: 9,38-43.45. 47-48

En aquel tiempo, Juan le dijo a Jesús: "Hemos visto a uno que expulsaba a los demonios en tu nombre, y como no es de los nuestros, se lo prohibimos". Pero Jesús le respondió: "No se lo prohíban, porque no hay ninguno que haga milagros en mi nombre, que luego sea capaz de hablar mal de mí. Todo aquel que no está contra nosotros, está a nuestro favor.

Todo aquel que les dé a beber un vaso de agua por el hecho de que son de Cristo, les aseguro que no se quedará sin recompensa.

Al que sea ocasión de pecado para esta gente sencilla que cree en mí, más le valdría que le pusieran al cuello una de esas enormes piedras de molino y lo arrojaran al mar.

Si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela; pues más te vale entrar manco en la vida eterna, que ir con tus dos manos al lugar de castigo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo; pues más te vale entrar cojo en la vida eterna, que con tus dos pies ser arrojado al lugar de castigo. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo; pues más te vale entrar tuerto en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos al lugar de castigo, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

C). YO NO DIGO, YO HAGO.



El camino que ha recorrido la humanidad en sus últimos tiempos y la forma como ha avanzado, no hubiera sido posible sin los medios masivos de comunicación y las nuevas tecnologías que reconocemos como un verdadero don para todos, mismas que han aportado innumerables beneficios para el desarrollo del mundo y están cambiando profundamente la manera de pensar y de vivir de las personas, por lo que reconocemos su potente influencia, especialmente en las nuevas generaciones. Son medios que nos han ayudado a tener una vida más benigna, sobre todo en campos como la salud, la educación y también han contribuido a que se dé una relación más estrecha entre familiares que viven lejos.

Aun así, hay que tener presente otros aspectos como la dispersión, la manipulación de la verdad, la falta de comunicación interpersonal y la enajenación, que nos pueden confundir. Viendo los grandes avances en este campo, tenemos que reconocer que aún existe un gran abismo entre quienes gozan ya de los beneficios de estas aplicaciones en su vida diaria y una gran mayoría que empieza a tener idea de los beneficios que esto puede representar para ellos. (PGP No. 35).

Reconocemos y damos gracias a Dios porque nuestra patria ha ido caminando poco a poco, con avances importantes y grandes esfuerzos, hacia una patria más floreciente y generosa para sus hijos. Se advierten avances muy significativos que dan cuenta del trabajo que muchos sectores están realizando por poner al día los vacíos humanos que existen y ofrecer a las próximas generaciones una patria más próspera y justa. Por supuesto, no podemos estar satisfechos con los avances que se han realizado hasta el momento, porque estamos muy lejos de que esta nueva etapa haya traído bienestar, seguridad, paz, justicia y equidad a la mayoría de nuestro pueblo. Hay millones de pobres que siguen clamando por lo necesario para comer dignamente, para tener una educación de calidad, una vivienda digna, un trabajo estable con salario suficiente y una seguridad social que les haga vivir sin angustias su vida de cada día. (PGP No. 43)

En nuestro país, los pueblos originarios que se encontraban asentados en este territorio desde antes de la llegada de los españoles, todavía sufren el castigo de ser discriminados y desplazados en su propia tierra, así como la pobreza, la dificultad de acceder a los servicios de salud y de justicia, más que ningún otro grupo vulnerable de nuestra sociedad. Hay que señalar la amenaza que pende sobre ellos por sus territorios, riqueza natural y cultural, muchas veces impulsada por los intereses económicos o el abandono y la exclusión de sus culturas. Con frecuencia sus territorios son vistos con interés, más por las riquezas del subsuelo que por la dignidad, el valor y el respeto de las personas que los habitan. Su sola presencia, ocasionalmente, se ve como un obstáculo al progreso de la patria. (PGP No. 53)

A las jóvenes generaciones les cuestan mucho entender a las anteriores generaciones. Lo que les importa es que “no es de nuestro equipo”, “no es de nuestro partido”, “no es de nuestra mentalidad”, “no habla nuestra lengua”, “no es de nuestro color”, “no es de nuestra clase social”, “no tiene nuestra religión”. Hay una guerra de generaciones.


D). CELEBRACIÓN EN FAMILIA.

Por eso hoy les invito a consagrar nuestro cuerpo, nuestras manos, nuestros pies y nuestros ojos a la Misericordia de Dios. La exclusión se remedia en gran parte con la Consagración de nuestro ser a Dios, porque nos permite reconocernos como hermanos, más que como enemigos:


ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN DE NUESTRO SER A MARÍA SANTÍSIMA Y A SAN JOSE.


«Señora y Madre nuestra,

ya no me pertenezco.

Señor Jesús, te pertenezco a Ti,

puesto que me compraste con tal precio.

«Oh Señor, ¡gracias por haber

pagado el precio más alto de

Tu propia sangre preciosa a

fin de comprarme! Soy tuyo.


Todo lo que tengo y todo lo

que soy te pertenece.

De modo que, Señor, te doy mi cuerpo,

mi alma y mi espíritu.

Te doy mi vida. Señor,

te doy mi tiempo, mi energía,

mi educación, mi familia,

mi trabajo”.


Te doy mis manos,

mis pies, mis ojos y todo mi ser,

de ahora en adelante haz

que mis ojos vean, que yo

camine y trabaje sólo para ti.

Para que pueda alabarte

bendecirte por los siglos de los siglos. Amén.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo