'El Señor lo necesita y lo devolverá pronto'. DESAYUNO DOMINICAL. Carta a Papa Cheo. Reflexión Dom

DESAYUNO DOMINICAL

DOMINGO 28

Morado

DOMINGO DE RAMOS

Carta a Papa Cheo

'El Señor lo necesita y lo devolverá pronto'

Pbro. Teódulo Morales Mezo.

Rojo MR, p. 243 (257) / Lecc. I, p. 193 LH, semana II del Salterio.

A. ¡EN MI PUEBLO DICEN…!



Querida Papá Cheo:

Hoy comenzamos el Domingo de Ramos. Por fin ha llegado el día que tú tanto habías esperado con tanta ilusión. Hace un mes te nos fuiste. Cómo te recuerdo el día en que el Padre Teo vino a la casa a pedirte que fueras Apóstol para el Jueves Santo, si no mal recuerdo fue a principio del mes de febrero.

Bien que recuerdo que ese día estabas muy triste porque tu hijo mayor, Yeyo, se puso muy enfermo por el Covid-19. Todo ese día estuviste triste y pensativo. Pero esa tarde vino el padre Teo y te pregunto si eras casado por la Iglesia. Y los invitó que fueran apóstoles, y que fueran como matrimonio. Ese día te pusiste muy contento. Empezaste tu día triste, pero terminaste tu día muy alegre. Aceptaste muy contento y dijiste que participarías con gusto, para que tu hijo Yeyo saliera bien de esa enfermedad que tanta tristeza ha llevado a muchas familias.

Ahora querido Papa Cheo, con lágrimas en los ojos, bien que recuerdo la fecha, martes 16 de febrero, empezaste con ciertos malestares y te pusiste mal con cansancio, fiebre, y temimos lo peor, te llevamos al médico y sí. La prueba resulto positiva, tenías COVID-19. Pero el mundo se nos derrumbó cuando perdiste el gusto y el olfato. Y la fiebre persistía.

La oxigenación comenzó al tercer día, todavía el día anterior el padre Teo te trajo la ceniza, porque fue miércoles de ceniza. Después requeriste oxígeno. Luchaste, pero finalmente el 28 de febrero perdiste la Batalla, y te nos fuiste. Hoy, en este domingo de Ramos debiste estar aquí participando en esta Misa, Domingo de Ramos. Pero estoy yo, en tu lugar, con el dolor en el pecho, llorando tu ausencia. Tu amor me falta Papa Cheo. Estoy repasando el evangelio de este domingo. Me encontré con una frase de mucho consuelo en este evangelio, justo en ese domingo. Lo subrayé.


B. EN LA BIBLIA DICE…

EVANGELIO

Evangelio (Ciclo B)

Bendito el que viene en nombre del Señor.

Del santo Evangelio según san Marcos: 11, 1-10

Cuando Jesús y los suyos iban de camino a Jerusalén, al llegar a Betfagé y Betania, cerca del monte de los Olivos, les dijo a dos de sus discípulos: "Vayan al pueblo que ven allí enfrente; al entrar, encontrarán amarrado un burro que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganmelo. Si alguien les pregunta por qué lo hacen, contéstenle: 'El Señor lo necesita y lo devolverá pronto' ". "Fueron y encontraron al burro en la calle, atado junto a una puerta, y lo desamarraron.


Algunos de los que allí estaban les preguntaron: "¿Por qué sueltan al burro?". Ellos les contestaron lo que había dicho Jesús y ya nadie los molestó. Llevaron el burro, le echaron encima los mantos y Jesús montó en él. Muchos extendían su manto en el camino, y otros lo tapizaban con ramas cortadas en el campo. Los que iban delante de Jesús y los que lo seguían, iban gritando vivas: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito el reino que llega, el reino de nuestro padre David! ¡Hosanna en el cielo!". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


C. YO NO DIGO, YO HAGO…

'El Señor lo necesita y lo devolverá pronto'

Esa fue la primera frase que ví. Yo me pregunto ¿Tu lo necesitabas Señor? ¿Por eso te lo llevaste? ¡No sé! Pero sí bien que sé que esa frase no se refiere a Ti. Pero fue lo primero que ví. Nadie está en este mundo sin un propósito. Y sé que tu propósito ya lo has cumplido. Por muy insignificante que hayas sido para el resto del mundo, tu función fue cumplida, de eso estoy convencido. Acabo de comprender que si Dios te tenía todavía entre nosotros, no era por ti. Si no por nosotros, he comprendido que Dios nos estaba dando la oportunidad de perdonarte lo que Él ya te había perdonado. Y de amarte todo lo que él ya te había amado. Si no lo hicimos no quedó de parte de Dios ni de ti, si no de parte nuestro.

Por eso aquí estoy. Ofrezco a Dios este gran vacío, pero me queda la satisfacción de perdonar tus errores, tu alcoholismo, tu violencia, etc. Dios te bendiga. Descansa en paz. Yo estoy aquí entre estos matrimonios, cumpliendo tu deseo, pero ahora yo soy quien ofrezco esta misa por ti, ¡Quien lo diría!

Descansa en Paz Papá Cheo.

Atentamente tu Hijo Yeyo.



C. YO CELEBRO…

Oración por quienes han perdido un ser querido en tiempos de Pandemia.

Delante del Altar.

Señor: Recuérdame que Puedo llorar porque se ha ido, o que puedo sonreír porque ha vivido y me lo dejaste muchos años.

Que puedo cerrar los ojos y rezar para que lo vuelva ver, o pueda abrirlos y ver todo y solo sus errores y todo lo malo que ha dejado;

Recuérdame Señor, que mi corazón puede estar vacío porque no lo puedo volver a ver, o puede estar lleno del amor y agradecimiento porque me lo dejaste unos años más.

Señor recuérdame que puedo llorar, cerrar mi mente, sentir el vacío y dar la espalda, o puedo hacer lo que a él le gustaría que hiciera: sonreír, abrir los ojos, amar y seguir adelante la vida.

Gracias Señor.

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo