EL DIOS DE LAS SORPRESAS. Fidencio López Plaza X Obispo electo de la Diócesis de Qro.

Actualizado: 21 sept 2020

EL DIOS DE LAS SORPRESAS.

Fidencio López Plaza X Obispo de la Diócesis de Qro.

Hermanas y hermanos todos de la Diócesis de Querétaro.

Reciban un saludo fraterno.


1.Nuestro Dios es el Dios de las sorpresas. Él se encarga de sorprendernos cada día, porque no le gusta que sus hijos vivan tristes. Él quiere que siempre tengamos oídos para escuchar, ojos para mirar y labios para proclamar sus alabanzas. El quiere que aprendamos a vivir con intensidad el tiempo presente, porque es lo que más tiene parecido con la eternidad. En este contexto reciban mi oración y mi saludo fraterno, acompañado de las siete frases con las que Jesús sintetizó en clave orante, la Alegría y la belleza de la misión encomendada. Misión que yo me esforzaré en continuar como X Obispo de la Diócesis de Querétaro.

2.“Padre nuestro” (Somos hermanos).

Esta es generalmente la primera palabra que pronunciamos cuando aprendemos a hablar (Abbá-Papá), y también la palabra en la que encontramos la clave para comunicarnos como familia humana y como familia de Dios. Es un grito en plural, al que es Padre de todos. El Padre de Jesús no es un Padre exclusivo sino inclusivo que se ocupa de todos y se preocupa de manera especial de sus hijos más débiles, En fin, es una invocación que nos hace recordar que el cielo se vive desde el suelo viviendo como hermanos. Les invito a todos a rezar el Padre Nuestro y a dejarnos conducir por el Espíritu Santo. Él es el que nos enseña a entendernos, a vivir la fraternidad, y a hablar el idioma del amor. Somos hermanos.

(Cfr. EG 179).

2.“Santificado sea tu Nombre” (Somos grandes).

Glorificar a Dios es el alma, el horizonte y el objetivo de la oración de Jesús. Que el “Nombre” de Dios, que su misterio insondable, su amor y su fuerza salvadora se manifiesten con toda su gloria  y su poder. Santificar el nombre de Dios implica también, crecer en la fraternidad mística contemplativa -como afirma el Papa Francisco- Para reconocer la grandeza y la dicha de servir a Dios en los hermanos. (Cfr.EG 92).


3.“Venga tu Reino”. ( El Reino de la vida)

El proyecto de Jesús es la oferta de una vida plena para todos. Por eso, la doctrina, las normas, las orientaciones éticas, y toda la actividad misionera de la Iglesia, debe dejar transparentar esta atractiva oferta de una vida más digna en Cristo, para cada hombre y para cada mujer donde quiera que se encuentren. El principio de buscar primero el Reino de Dios y su justicia, sabiendo que lo demás se dará por añadidura, contiene el secreto de la vida y de la paz verdadera y duradera. Que reine  Dios y su justicia, que no haya dominados y dominadores, que se adueñe del mundo la verdad, que se abran caminos a la paz, al perdón y a la  verdadera liberación. (Cfr. DA 361).

4.“Hágase tu voluntad”. (El arte del discernimiento)

Se trata de hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo. No se trata solamente de hacer la voluntad de Dios sólo en la tierra, ni tampoco sólo como en el cielo, Pues la casa de Dios, tiene por techo el cielo y por piso el suelo. Hoy, dice el Papa Francisco, no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico, se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el grito de la tierra como el grito de los pobres (Cfr.LS 49).

5.“Danos el pan de cada día”(Vivir la solidaridad).

Ante la crisis sanitaria, económica y socio-cultural agrabada por la pandemia que estamos viviendo, ha crecido el hambre, y el clamor de muchos de nuestros hermanos: “Danos el pan de cada día”. En este contexto, Jesús sabiendo que el Padre desde el principio previó casa vestido y sustento para todos sus hijos, tiene una propuesta llena de sabiduría y de simplicidad: ”Denles ustedes de comer”. En otras palabras, no se olviden que la solidaridad es parte esencial de la identidad de los de los hijos de Dios.

Perdónanos (Rezar de verdad).

El que se cierra a conceder el perdón se castiga asimismo, se hace daño aunque él no lo quiera. El odio es como un cáncer secreto que corroe a la persona y le quite energías para rehacer de nuevo su vida y continuar su camino. Por eso, no sólo hay que perdonar siete veces, sino siempre. Este es el secreto que han descubierto sólo los que se han decidido amar a la manera de Jesús. No olvidemos también, que quien reza de verdad no es violento, sino de instrumentos de perdón, de amor, reconciliación y de paz (Cfr. ECP. 236).

7.“No nos dejes caer en la tentación”. (Renunciar al mal).

Caer en la tentación significa olvidar que somos hermanos, olvidar nuestra dignidad y nuestra grandeza de hijos de Dios, olvidar la cultura de la vida, significa también incapacidad para discernir, para ser solidarios y de rezar de verdad. Todo esto viene del tentador. Él es el principal enemigo del plan de Dios, por eso es necesario que éste grito de socorro: ¡No nos dejes caer en la tentación!, quede resonando en nuestra vida, con la plena confianza de que Dios  está con nosotros frente a todo mal. 

Mis queridos hermanos y hermanas, ustedes son una bendición de Dios, nos veremos en Querétaro a partir del día 19 y 20 de octubre de este año. Que nuestra Madre amorosa en su advocación de los Dolores de Soriano y Señor San José nos acompañen. Que así sea.


+Fidencio López Plaza.

Electo X Obispo de Diócesis de Qro.

19 de Septiembre del año 2020.




248 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo