DESAYUNO DOMINICAL EN FAMILIA. REFLEXIÓN ¡Padre! No quedé en la Universidad!

DOMINGO 24. DESAYUNO DOMINICAL.

Verde Domingo XVII del tiempo Ordinario.

II Jornada Mundial de los abuelos y de los ancianos.



A.   ENTREMÉS.

La vi a los ojos, se ve que había llorado, tenía los ojos aguados, me extrañó, casi nunca la veo llorar.

¿Podrías decirme si estás bien?

-no padre, pasé una mala noche.-

-Cuéntame, -¡Padre, anoche hablé con mi papá, hice examen para la universidad, obtuve un buen lugar, quedé pero mi papá no me apoya y estoy triste.

Y me acordé que no es la única, había escuchado a otro joven hacía unos días,  se lamentaba mucho porque hizo su examen y tenía la ilusión de quedar en la carrera de Medicina, pero no pasó el examen.

Y yo me pregunto ¿Cuántos jóvenes, en estos días, están padeciendo por este tema? También me pregunto, ¿Cuántos papás han decidido o han tomado decisiones en lugar de sus hijos?

“No hay dinero, no hay familia allá, es muy caro, es mucho tiempo, no te vamos a vigilar, la inseguridad, no te vamos a ver, etcétera”.

Todo eso es cierto, yo estoy completamente de acuerdo con esos argumentos. Pero tengo que admitir que me cuesta mucho entenderlos.

Porque yo tuve unos papás que, si bien no me dieron grandes riquezas, sino al contrario, en viví una extrema pobreza, pero para ellos, lo más importante era el estudio, y una cosa que siempre nos dijeron a mí y a mis hermanos, era lo siguiente: “No les vamos a dejar ninguna herencia, su única herencia será el estudio”.

Y lo cumplieron, yo fui testigo de las grandes penalidades, sufrimientos, amarguras y lágrimas qué tuvieron que pasar mis papás, con tal de darnos estudios a mí y a mis hermanos, pero nunca desistieron, nunca dijeron “no se puede”, mi madre recorrió las calles de muchos pueblos vendiendo bajo la lluvia y bajo el sol, entre polvo y lodo, pero nunca negó estudios a ninguno de mis hermanos, ellos también trabajaron, en CONAFE, vendiendo fierros viejos, trabajando en el campo, cartón, y plásticos. Si algo a precio, es a la gente que viene desde abajo, porque esos son los que valoran lo que logran. Realmente lo que se tiene, lo que se logra a base de sufrimiento, se valora.

“¿Habrá entre ustedes algún padre que, cuando su hijo le pida pescado, le dé una víbora? ¿O cuando le pida huevo, le dé un alacrán? Pues, si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?".

Papás, enviar a tus hijos a estudiar fuera es todo un riesgo, está bien que los cuides. Pero no les cortes las alas. Y a ustedes jóvenes que no quedaron en la Universidad. ¡Ánimo! Que el que perversa alcanza, también se vale la frase 70 veces 7, inténtalo 70 veces 7.



B.    MENU DEL DIA.

EVANGELIO

Pidan y se les dará.

Del santo Evangelio según san Lucas: 11, 1-13

Un día, Jesús estaba orando y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos". Entonces Jesús les dijo: "Cuando oren, digan: 'Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, puesto que también nosotros perdonamos a todo aquel que nos ofende, y no nos dejes caer en tentación' ". También les dijo: "Supongan que alguno de ustedes tiene un amigo que viene a medianoche a decirle: 'Préstame, por favor, tres panes, pues un amigo mío ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle'. Pero él le responde desde dentro: 'No me molestes. No puedo levantarme a dártelos, porque la puerta ya está cerrada y mis hijos y yo estamos acostados'. Si el otro sigue tocando, yo les aseguro que, aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo, por su molesta insistencia, sí se levantará y le dará cuanto necesite. Así también les digo a ustedes: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá. Porque quien pide, recibe; quien busca, encuentra, y al que toca, se le abre. ¿Habrá entre ustedes algún padre que, cuando su hijo le pida pescado, le dé una víbora? ¿O cuando le pida huevo, le dé un alacrán? Pues, si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

¿Qué porque digo todo esto?

Porque les quiero recordar: antes de hacer tu examen, acuérdate de pedirle a Dios, antes de decidir cualquier cosa en tu vida, acuérdate de pedirle a Dios, es decir, una oración, las palabras de Jesús también son válidos:

“ Así también les digo a ustedes: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá. Porque quien pide, recibe; quien busca, encuentra, y al que toca, se le abre.”



C.    POSTRE PARA ACTUAR.

Sé que muchas veces, quiénes están detrás de los hijos, en realidad son los abuelos, sé que muchos abuelos han estado apoyando a sus nietos.

Hoy, en la segunda jornada mundial de los abuelos, y de las personas de la tercera, les invito para que pasen, por favor, con sus nietos.

Los jóvenes que van a salir a estudiar en el próximo curso escolar, pasen con sus abuelos, los que los tengan, pasen con sus abuelos también, y vivamos juntos nuestra fe en oración. Gracias abuelos por enseñarnos el valor del sufrimiento, y por enseñarnos a orar. Dios les bendiga.

  1. ¿Has vivido esta situación?

  2. ¿Te ayuda este Evangelio a entender mejor tu vida?


Mándame tu respuesta a

teomormez@hotmail.com


104 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo