DESAYUNO DOMINICAL. DOMINGO 21 FEBRERO. I DOMINGO DE CUARESMA.

DESAYUNO DOMINICAL

DOMINGO 21 FEBRERO.

Verde

I DOMINGO DE CUARESMA

Pbro. Teódulo Morales Mezo.

¡Papá! ¿Me regalas un abrazo?

CICLO B.

A. ¡EN MI PUEBLO DICEN…!



Yo lo que busqué durante años fue el abrazo de mi papá. (...) El homosexual varón por lo regular, no generalizo, va a tener la autoestima muy quebrantada y por eso se presta a muchas cosas", -Esas fueron las palabras de Mauricio Clark frente a una audiencia de alrededor de mil personas, donde se presentó en la Hacienda la Providencia en Zapopan donde habló sobre su conversión de la homosexualidad a la heterosexualidad.

De acuerdo con Clark, la homosexualidad empieza con una etapa romántica que más tarde se pervierte. "La homosexualidad es un espejismo que empieza con la parte romántica, melosa y bonita en la adolescencia. Conforme vas avanzando, vas entrando a un mundo cada vez más oscuro y de repente vas encontrando vacíos y fracturas emocionales y un mundo donde uno realmente se enamora de la apariencia", opinó.

Desmintió que considere la homosexualidad una enfermedad o que aliente a las personas a tomar terapias de conversión. Además, subrayó que el lesbianismo y la homosexualidad son cosas diferentes y él solo habla de su experiencia y de los hombres.

"A mí me salvó Cristo. Mi llamado fue por el catolicismo. Cuando vi que estaban bien preparados, que es una Iglesia bien fundamentada y todo seguí, por una dogmatización que yo mismo estoy buscando", agregó. En el evento también se presentó Roy Pérez, autor de "El marketing del amor" y "El amor en las redes sociales", quien habló sobre la castidad. Esto fue en mayo de 2019.




B. EN LA BIBLIA DICE…

EVANGELIO

Fue tentado por Satanás y los ángeles le servían.


Del santo Evangelio según san Marcos: 1, 12-15

En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían.

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: "Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

C. YO NO DIGO, YO HAGO…

- La mamá le tendió los brazos, el niño intentó caminar y dirigirse a los brazos de su mamá, pero no pudo, cayó tropezó, la mamá lo corrió a levantarlo, ella había aprendido en una plática para padres, en el colegio, que eso no ayuda al niño, y le animó a que se levantara, el niño lloró, pero ella siguió animándolo a que se levantará lo convenció, cuando volvió a caminar, el niño por fin caminó. Y dio varios pasos, con el tiempo fue adquiriendo mayor seguridad y cuando finalmente pudo ser más seguro hubo otro problema. Mamá se empezó a enfurecer porque si bien ella fue la que lo enseñó a caminar, el papá era el que ganaba las batallas, ya que tomaba el pequeño oso azul de peluche que tanto le gustaba y el niños casi siempre terminaba yendo a los brazos de papá y no a los de ella.

Esta pequeña comparación es lo mismo sucede por esta camino de la vida. El hombre cuando aprende a caminar en este camino de la vida de las cosas de Dios, y cambia el rumbo de su vida, suela caer, como el niño, el chiste no es caer, tentaciones tendremos siempre. El chiste es caminar, siempre caminar. Pero el otro problemas con las grandes tentaciones, y es que el mismo san Pablo dice, Todo me es licito, más no todo me conviene” (1Cor 10,23) y en otro lado Jesús dice en el evangelio de San Mateo 11, 11-15 que el reino de los cielos es de los que se esfuerzan.

C. YO CELEBRO…

¿Quién no ha caído? Si has caído ¡Levante! Si te has desviado ¡Regrésate! Y tú papá si has reprochado, gritado e insultado, estás a tiempo. Los gritos, los insultos, los golpes, no funcionan mucho para corregir a un hijo desviado, apartado del camino de Dios. Hoy te propongo que des un abrazo a tu hijo, o una palabra de aliento, o un consejo de amor. Oración por un hijo en drogas:



Señor Jesús, tengo mi corazón destrozado de dolor de ver a mi hij@ (nombre) haciéndose daño a sí mismo

mientras se consume en el mundo de las drogas.

Señor, no sé en qué momento dejó

de ser un niñ@ y conoció este vicio;

no sé qué personas lo llevaron a caer en este infierno.

He tratado de ser un buen ejemplo y

educarl@ para que no cayera en estos peligros.

Te pido perdón si he fallado como

padre – madre en mi intento por protegerl@.

Tú sabes que él es mi niñ@ y

que siempre lo será para mí.

Que mi mayor deseo es verl@ crecer sano

y feliz, lleno de ilusiones y de

proyectos por cumplir.

Que sea fuerte en las adversidades y

que crezca como persona y

se supere cada día más.

Yo sé que él (ella) es capaz de lograr muchas cosas en su vida, pero este terrible daño que se está haciendo con las drogas lo está alejando cada vez más de sus sueños y de una vida plena.

Señor, te ruego desde el fondo de mi corazón que escuches mi intención, que tengas piedad de mí, de mi hij@ y de nuestra familia.

Que le des un profundo deseo de recuperarse, de buscar ayuda para salir de ahí. Ya que él (ella) no se da cuenta que está enferm@ y que necesita ayuda, o tal vez no lo quiere aceptar.

Pero yo sé mi Señor que, si tú tocas su corazón, él (ella) va a querer cambiar, va a querer estar limpio de nuevo.

Señor, hazle sentir tu amor, hazle sentir lo importante que es para ti y para nosotros, que entienda que no todo está perdido, que mucha gente se ha recuperado y que él (ella) también lo puede hacer.

Amado Jesús, por favor, te suplico que alejes de él (ella), a las personas que lo llevan cada día a caer en esta adicción a las drogas, y que acerques a él personas que lo puedan

ayudar a buscar una salida y que quieran ayudarl@.

Señor, ayúdame a llegar a él (ella) de manera que me escuche y me atienda, ayúdame a mejorar nuestra relación de madre – padre – hijo, que se ha deteriorado tanto desde que él (ella) está inmerso en este mundo de vicio que llena su corazón de odio y que no l@ deja razonar.

Ayúdame mi Señor, a actuar de la manera correcta para ayudarl@, ya que muchas veces no sé exactamente qué es lo que debo hacer.

Dame mucha fortaleza a mí y a toda nuestra familia para entre todos, con mucho amor y de tu mano, poder

ayudar a nuestro hij@ a salir de las drogas.

Señor, bendice a mi hij@, bendice a nuestra familia, ayúdanos a permanecer unidos aún en las adversidades, a solucionar nuestras diferencias para vivir en armonía, perdonarnos el daño que nos hallamos hecho y volver a confiar el uno en el otro.

Te ruego Señor, que cuides de mi hij@ (nombre), que toques su vida con tu presencia y sienta la fuerza de tu espíritu

para que logre sanarse y liberarse de las drogas para siempre.

Bendito seas Señor Jesús.


Amén.

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo