CARTA ABIERTA DE UN PADRE DE FAMILIA

DESAYUNO BIBILICO DOMINICAL.

PBRO. TEODULO MORALES.

XIX TIEMPO ORDINARIO


DOMINGO 30

La Santísima Trinidad

CARTA ABIERTA DE UN PADRE DE FAMILIA

CATEQUESIS ENTRES PASOS: EN MI PUEBLO DICEN, LA BIBLIA DICE, YO HAGO



A. EN MI PUEBLO DICEN.

Estimado Padre, gusto en saludarle. A propósito del misterio que celebramos hoy, La Santísima Trinidad, le quiero preguntar, lo siguiente:

¿Violo los derechos de mis hijos si les prohíbo algunas cosas que no me gustan para ellos? Porque si mi hijo, de 4 años me dice que se quiere vestir de princesa, le diré que no, porque él nació niño y los niños son príncipes; Si procuro que mi hija prefiera practicar ballet o violín, si veo que tiene talento para el fútbol, seré el primero en las gradas gritando como loco apoyándole, pero no le voy a apoyar comportamientos masculinos, así como no voy a avalar que alguien le diga que existe un tercer, cuarto, quinto y quien sabe cuántos géneros más, le voy a enseñar que hay solamente dos cromosomas, que Dios creó a Adán y a Eva, que Dios creo a hombre y mujer.

Aquí es donde tenemos que saber por qué hay que hablar de la unidad en la diversidad. Con la celebración del misterio de la Santísima Trinidad, tenemos que saber que Dios, no es un Dios de desorden, sino de unidad, tampoco de caos, ni de caprichos. Escuchemos el evangelio de hoy.

B. EN LA BIBLIA DICE…



EVANGELIO

Bauticen a las naciones en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Del santo Evangelio según san Mateo: 28, 16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos titubeaban. Entonces, Jesús se acercó a ellos y les dijo: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándolas a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

B. YO NO DIGO, YO HAGO…

Padre pregunto porque, es posible que algunos de mis hermano y familiares me digan: “Ahhhh pero "eres retrógrada, autoritario, legalista, mente cerrada, no le puedes obligar a la criatura". Yo diría: Lo siento (por ti) pero la respuesta es sí, así como le obligo a comer verduras, a hacer sus tareas, a cepillarse los dientes e ir al dentista, le obligo también a que duerma a una hora determinada, también puedo elegir qué ropa comprarle. Porque en la vida hay reglas, no se puede hacer todo lo que uno quiere, cuando quiere, como quiere a la hora que se le antoja; creo que no por eso le amo menos, al contrario porque le amo más!

Ahora, si después, ya siendo un adulto, (porque ese era el ejemplo que me daban mis padres y porque esa es la edad legal donde uno adquiere capacidad de hecho) mi hijo viene y me dice: papá, desde hoy yo quiero ser musulmán, budista, vegetariano, vestirme como mujer, cambiar de sexo, ser espiritista, caníbal, vampiro o un árbol... bueno, ahí será otra la historia, (que igual no estoy de acuerdo), sé respetar, pero ANTES no.

Antes no, no voy a huir de mi responsabilidad de padre y de mi obligación de enseñarle las cosas como son.



D. CELEBREMOS…

Querido amigo y hermano: Mis respetos para ti que piensas así, se ve que eres católico; tienes, ciertamente y por ahora, todo el derecho de educar a tus hijos según los valores y principios del evangelio. Tienes derecho a respetar a otros papás que no son cristianos, ni son católicos, ni creen en Dios, y que piensan diferente; aquellos tienen también el derecho de educar a sus hijos según sus criterios. Pero los cristianos católicos también tenemos el derecho de que se nos respete en nuestros principios basados en los criterios del Evangelio. Esos derechos, son por otro lado obligación para los papás católicos, no es una opción.


En la Celebración de la Santísima Trinidad, se puede aplicar perfectamente la palabra de Unidad en la diversidad, no quiere decir desorden. Te invito a ser Trinidad, te invito a ser unidad.

Lástima que pronto ese derecho será violado por el Estado, se atribuirá esos derechos a educar a tus hijos según sus criterios y no te podrás oponer a ello, so pena de ser encarcelado. Esa agenda no es solo del gobierno nuestro, son los mismos síntomas de muchos países, hasta parece agenda mundial de terceros.

Pero vamos a ponernos de acuerdo: Tú vas a respetar mi punto de vista, porque al igual que tú tienes derechos siendo una minoría, yo también tengo derechos siendo mayoría. ¿Estamos?

¿Y tú, dejarás que otros decidan por la educación de tus hijos, o lo harás tú mismo?

NOTA: Inspirado en el muro de Victor Lujoaz. 25 de mayo de 202. 21:40







26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo