CALLATE Y ENMUDECE. DOMINGO 20 JUNIO Verde Domingo XII



DOMINGO 20 JUNIO Verde Domingo XII del Tiempo Ordinario Pbro. Teódulo Morales Mezo CALLATE Y ENMUDECE

A). En mi pueblo dicen...

La increíble historia del náufrago que sobrevivió durante 13 meses a la deriva Sin fuerzas para tenerse en pie, desnudo, muy delgado y con el rostro cubierto por una frondosa barba. Así encontraron al 'superviviente del Pacífico'. Sin fuerzas para tenerse en pie, desnudo, extremadamente delgado y con el rostro cubierto por una frondosa barba. Así encontró un joven antropólogo noruego al pescador mexicano José Iván Salvador Albarengo, al borde del colapso, en una playa perdida de las islas Marshall. Había desaparecido junto a otro pescador en diciembre de 2012, pocos días después de zarpar desde México en dirección a las costas de El Salvador para capturar tiburones. Alrededor de 12.500 kilómetros y 390 días son el espacio y el tiempo que separan el naufragio del rescate.

El náufrago que pasó 13 meses a la deriva en el océano Pacífico logró sobrevivir comiendo pescado crudo y bebiendo sangre de tortuga cuando escaseaban las lluvias. El otro hombre que lo acompañaba en la embarcación pereció en el mar varios meses antes, aunque el superviviente dijo que podía dar más detalles de lo sucedido. Las pocas frases que consiguió articular a través de la radio de un yate que estaba amarrado en una playa cercana a donde lo encontraron fueron: “Todavía no sé dónde estoy ni lo que ha pasado. Estoy desesperado y me siento muy mal. Quiero volver a México, pero no sé cómo. Ayúdenme, por favor”. Todavía no sé dónde estoy ni lo que ha pasado. Estoy desesperado y me siento muy mal.

Quiero volver a México, pero no sé cómo La resistencia humana parece no tener límites, y la historia de este náufrago, que supera a la ficción cinematográfica La vida de Pi, dirigida por Ang Lee, ha vuelto a demostrarlo. Tanto los 700 habitantes de la pequeña isla en la que fue encontrado (atolón de Ebon) como las autoridades locales se han volcado en su recuperación y repatriación. “Le hemos dado de comer los alimentos más nutritivos que tenemos en la isla y parece que está mejorando”, explicaba el alcalde del atalón, Ione de Brum. Este último ya ha puesto en conocimiento del ministerio de Asuntos Exteriores el suceso, después de trasladarse a una isla cercana donde se encuentra el único teléfono disponible en un amplio radio.

La capital Majuro está a 230 kilómetros de distancia. ‘El milagro de las corrientes del océano’ A pesar de que la comunicación con el pescador mexicano no ha sido fácil, fundamentalmente a través de dibujos, según De Brum, han podido averiguar su nombre y su lugar de origen para contactar con sus familiares. De su aventura poco más ha revelado que su modo de alimentarse, así como el fallecimiento de su compañero durante la malograda singladura. La embarcación en la que fue encontrado apenas contaba con unos siete metros de eslora y tenía los motores averiados, sin ni siquiera hélices. En su interior no se encontraron aparejos de pesca ni ningún otro objeto. En la isla se refieren al náufrago como “el milagro de las corrientes del océano”.

Los motores de la embarcación en la que navegaba quedaron inutilizados durante una tormenta antes de la Nochevieja del 2012 Los motores de la vieja embarcación en la que navegaba quedaron inutilizados durante una tormenta antes de la Nochevieja del 2012, y no tres meses antes como en un principio informaron algunas agencias de noticias en base a los datos de aportados por las autoridades marítimas mexicanas. Desde entonces, permaneció a la deriva en las peligrosas corrientes del Pacífico, sin poder hacer nada hasta que más de un año después la corriente lo arrastró a tierra firme, cuando ya no podía ni moverse por sí mismo. La casualidad hizo que próximo a lo zona se encontrase el antropólogo noruego Ola Fjeldstad, quien realizaba una investigación sobre las tribus isleñas.

Tras pedir ayuda a un grupo de locales lograron rescatarlo y ofrecerle los primeros cuidados hasta que poco a poco fue recuperando la conciencia. Aunque su estado de salud está muy deteriorado, su vida no corre peligro. Los otros náufragos del Pacífico La increíble historia de este pescador no está libre de antecedentes. En mayo de 2006, un atunero taiwanés rescató a tres pescadores, también de origen mexicano, que llevaban nueve meses a la deriva en el Pacífico después de que se averiase el motor de su embarcación. Los náufragos relataron posteriormente que habían sobrevivido a base de pescado y agua de la lluvia, aunque en su caso sí disponían de aparejos de pesca y recipientes para recoger y almacenar el agua. Otra de las historias más impactantes de náufragos en el Pacífico se remonta al año 1992, cuando dos pescadores de Kiribati (noroeste de Australia) permanecieron 177 días a la deriva, luchando contra fuertes marejadas y sin acopio de alimentos, hasta que la corriente los condujo a tocar tierra firme en Samoa.

A pesar de los numerosos naufragios registrados en la zona, no se tiene constancia de que ningún náufrago hubiese resistido tantos días como Salvador Albarengo luchando contra las aguas del Pacífico, en una embarcación tan pequeña y sin utensilios para pescar o almacenar el agua. Suraj Sharma, el protagonista de La vida de Pi, cometió “la notable hazaña de sobrevivir 227 días en el mar”, según narra la novela homónima de Yann Martel. Una vez más, la realidad ha superado a la ficción.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-02-03/la-increible-historia-del-naufrago-que-sobrevivio-durante-13-meses-a-la-deriva_84393/



B). En la Biblia dice...

EVANGELIO ¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen? Del santo Evangelio según san Marcos: 4, 35-41 Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: "Vamos a la otra orilla del lago". Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas. De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín. Lo despertaron y le dijeron: "Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?". El se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: "¡Cállate, enmudece!". Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: "¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?". Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: "¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

C). Yo hago, no hablo

Exacto, ante las tempestades de la vida, y en los momentos más difíciles de nuestra existencia es bueno repasar y recordar este asombrosa Azaña que nos cuenta el evangelio. Es cierto que el evangelista ha pretendido resaltar y hasta exagerar, tal ves este hecho, pero también es cierto que no habría que quitarle ni restarle mérito a hechos como estos en los que bien sabemos que Jesús puede hacer. Jesús puede hacerse presente en un pedazo de pan. Por qué no puede callar y calmar la tempestad. No tengas miedo, no dudes, estar firmes en la fe es lo que nos ayuda a mantener aferrados al Señor.




D). Celebro…

Delante de la imagen de Jesús en la cruz oro con esta oración…

Bendito Señor, vuelvo mis ojos hacia Ti en estos momentos tan difíciles que estoy pasando, pues solo Tú sabes lo que hay en mi mente, en mi corazón y en mi vida. Solo Tú sabes la desesperación que embarga mi sentir y hoy recurro a Ti, amado Padre, porque sé que tú estás conmigo cada día de mi vida, porque sé que Tú no me dejarás en esta batalla que me ha tocado vivir, porque sé que eres el único capaz de salir victorioso de los problemas que ahora acechan y perturban mi diario caminar.

Hoy me acerco hasta Ti, Señor maravilloso, en primer lugar, para darte gracias por ser esa guía que necesito siempre en mi vida; por todas y cada una de las bendiciones que has tenido a bien regalarme y por todo aquello que aún no consigo y que tal vez nunca conseguiré, pues eres Tú el único que conoce mi destino, el dador de todo lo bueno, de todo lo que sea de bienestar para mí. Sería injusto de mi parte no darte las gracias después de que Tú, mi Dios, has hecho cosas maravillosas en mi vida, pues me has bendecido grandemente día tras día. Estoy vivo, tengo un hogar, una familia, y aunque a veces existen discusiones o malos entendidos, tu mano victoriosa siempre se impone ante las dificultades. Hoy quiero entregarte esta causa, Señor.

Con mucha fe me dirijo a Ti, mi Dios incomparable, para entregar en tus benditas manos estos problemas que tanto me afectan y me preocupan. Tómalos, Señor, y dales la solución que creas conveniente. Mis fuerzas no bastan, Señor amado, para solucionar estas dificultades, por eso lo dejo todo en tus manos porque sé que Tú sabes qué hacer, porque sé que Tú lo tienes todo bajo control. Tú bien conoces mis problemas, aquellos que tanto me afectan, aquellos que me quitan el sueño y son gran motivo de preocupación. Quiero pedirte, Dios bondadoso, que poses tu mano poderosa sobre mi vida y sobre mis problemas, para que todo quede resuelto en Tu bendito nombre Señor, Rey de los Ejércitos. Que toda atadura, que todo problema, conflicto y situación que sea motivo de angustia en mi vida, quede resuelta en tu majestuoso nombre, Señor Jesús, porque yo sé que contigo tengo la victoria asegurada, porque sé que a tu lado nada ni nadie podrá contra mí, por eso con mucha fe te pido que le des solución a cada uno de los problemas que asechan mi vida, apártalos de mí y deja todo resuelto.

Señor encárgate Tú de ellos, porque yo solo no puedo hacerlo, necesito de Ti y de tu gracia, Padre bueno y eterno. Con mucha ſe me dirijo a Ti, mi Dios incomparable, para entregar en tus benditas manos estos problemas que tanto me afectan y me preocupan. Tómalos, Señor bendito, y dales la solución que creas conveniente. Mis fuerzas no bastan, Señor amado, para solucionar estas dificultades, por eso lo dejo todo en tus manos porque sé que Tú sabes qué hacer, porque sé que Tú lo tienes todo bajo control. Tú bien conoces mis problemas, aquellos que tanto me afectan, aquellos que me quitan el sueño y son gran motivo de preocupación. Quiero pedirte, Dios bondadoso, que poses tu mano poderosa sobre mi vida y sobre mis problemas, para que todo quede resuelto en Tu bendito nombre Señor, Rey de los Ejércitos. Que toda atadura, que todo problema, conflicto y situación que sea motivo de angustia en mi vida, quede resuelta en tu majestuoso nombre, Señor Jesús, porque yo sé que contigo tengo la victoria asegurada, porque sé que a tu lado nada ni nadie podrá contra mí, por eso con mucha fe te pido que le des solución a cada uno de los problemas que asechan mi vida, apártalos de mí y deja todo resuelto. Señor encárgate Tú de ellos, porque yo solo no puedo hacerlo, necesito de Ti y de tu gracia, Padre bueno y eterno.

Gracias Señor, porque en medio de la Tempestad, ahí lambien te puedo encontrar.

Te pido, adorado Dios de mi vida, que me ayudes a seguir adelante, que me des Tú el consuelo que necesito, que me abraces con tu amor, que me ayudes a seguir adelante fuerte y valiente como tu Hijo Jesucristo, cuando te suplicaba pasar ese cáliz de él. Yo clamo a Ti, Señor de Señores, y te pido que me ayudes a no rendirme, a no dejarme vencer por estos momentos de prueba, porque sé que es en este tiempo de lucha en donde mi confianza en Ti debe ser mucho más intensa, mi Señor. Dame fe, amado Padre, solo Tú sabes cuánto la necesito Renueva mi vida, mi pensar y mi sentir para que yo pueda estar preparado para esas grandes cosas que Tú tienes planeadas para mi vida. Hazme fuerte y valiente para resistir estos tiempos difíciles, dame paciencia, mi bendito Dios, para esperar con calma todo lo bueno que por tu gran misericordia ha de venir. Reconfórtame, Señor, abrázame con tu amor y ayúdame a recordar que no estoy solo, pues Tú siempre vas a mi lado protegiéndome y dándome ánimos para no rendirme jamás porque pase lo que pase, sé que será Tu voluntad la que gobierne en mi vida, por eso te pido que me ayudes a comprenderla y a verle siempre el lado bueno a las cosas. Gloria al Padre, al Hijo y…

Dios te Salve María...



43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo